Tipos de Voleas

M.Medina | 5 febrero 2013 , , , ,
PORTADA TIPOS DE VOLEA

Como hemos comentado en artículos anteriores, el golpe de volea es un golpe con variaciones que se debe ejecutar en función de como venga la pelota hacia nosotros, y según las características que traiga esa pelota elegiremos el tipo de volea a ejecutar.

Atendiendo a dos variables: altura y velocidad de la pelota que nos llega, nos enfrentaremos a 3 tipos de voleas:

  • Volea alta:  es la volea más cómoda para recibir. Viene hacia nosotros lo suficientemente alta como para que podamos golpearla desde arriba y poder ejercer presión sobre el rival. Es la volea perfecta para atacar. Impactaremos la pelota en su punto más alto, y ayudados con el peso de nuestro cuerpo podremos imprimirle potencia, y lo más importante: profundidad. Esta volea viene perfecta para que podamos incomodar al rival de cara a ganar el punto.
  • Volea baja:  es la que ejecutamos cuando la pelota está por debajo de la banda superior de la red. Nos encontraremos estas voleas normalmente en dos casos: 
    • Cuando estamos muy separados de la red y nos tiran una bola a los pies. No da tiempo a dejarla botar y tenemos que poner la pala antes de que bote. Suele pasar cuando sacamos, y subimos a la red demasiado despacio. Un resto del rival cuando todavía no estamos bien posicionados en la red nos obliga a volear por debajo de la red incómodos. Esta bola puede llegar muy fuerte o muy despacio. La dificultad no es tanta la velocidad como la altura. 
    • Cuando estamos posicionados en la red y nos cuelan por alguno de los lados un golpe muy lento que cae justo al pasar la red y tenemos que agacharnos mucho para sacarla (una “chiquita”). La dificultad estriba en que tenemos que agacharnos y desplazarnos antes de que la bola nos pase, conseguir devolverla y procurar no levantar la pelota demasiado para que no puedan contraatacarnos.

En la volea baja es vital flexionar mucho las piernas y ser muy rápido para anticiparnos a la jugada. Tendrás que colocar la pala con mas ángulo y mirando hacia el cielo para que nuestra volea consiga superar la red. Mucho ojo porque cuando se nos presenta esta volea por debajo, si el rival está atento subirá fuerte a la red ya que cuando golpeamos por debajo de la red inevitablemente nuestra bola va a levantarse y si el rival se aproxima rápido hacia nosotros podrá atacar esa bola que le hemos devuelto. Es importantísimo tras esta volea recuperar la posición rápidamente y tratar de jugarla a donde no esté el rival, por ejemplo, con una dejada. 

  • Volea de bloqueo: Estas bolas nos llegan con mucha potencia y vienen directamente hacia el cuerpo. A esa velocidad no tenemos tiempo de preparar nuestra volea “de manual”. No nos da tiempo a girar cuerpo, pies, y armar el golpe. Cuando nos llega una pelota de estas características simplemente tenemos que poner la pala bien fuerte y dejar que la pelota rebote. Es imprescindible tener la muñeca muy firme. Cuando vengan estas bolas no hay que intentar atacarlas porque ya tienen demasiada potencia. Si armamos el golpe, la pelota nos pasará, y aunque sea un bloqueo, siempre debemos golpear por delante de nuestro cuerpo. Si queremos meter el peso del cuerpo y atacar esa bola directamente la mandaremos al cristal de fondo. Cuando nos venga esta pelota simplemente tenemos que tratar de amortiguar el golpe lo más posible. Aquí arriesgar es absurdo. No es una volea para atacar, ni para intentar jugar a la reja, ni para hacer una dejada. Es una bola que tenemos que tratar de devolver sin fallar.

Aquí os dejamos unas imágenes para que veáis las diferencias en el punto de impacto de las tres voleas de las que hemos hablado.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!