Técnica y táctica de la volea

M.Medina | 29 enero 2013 , , , ,
PORTADA VOLEA 3

EL GOLPE DE VOLEA

El golpe de volea es el que se realiza cerca de la red y sin que bote la pelota.

[quote] El objetivo de la volea es descolocar y presionar al rival para que nos deje una bola fácil en la red y poder cerrar el punto. [/quote]

En la red es donde se ganan la mayoría de los puntos en pádel, de manera que tenemos que lograr estar la mayor parte del tiempo en la red para ganar un partido. Una vez en la red, el golpe que más vamos a utilizar será la volea.

LA EMPUÑADURA

A la hora de coger la pala, muchos jugadores avanzados modifican la empuñadura en función del golpe que vayan a ejecutar, y es lo aconsejable cuando se tiene un buen nivel de juego, pero la volea presenta una peculiaridad y es que las bolas llegan muy rápido, sobre todo si te encuentras en un momento del juego donde los cuatro jugadores están a dos metros de la red y empieza un intercambio rápido de voleas. En estos casos no da tiempo a modificar la empuñadura de la pala. Cuando el juego es tan rápido, se aconseja utilizar una única empuñadura para jugar la volea de derecha y la de revés y ganar en velocidad. Habitualmente la empuñadura que se utiliza para esta situación es la continental.

PREPARACIÓN PARA LA VOLEA

A la hora de posicionarnos cuando vayamos a jugar una volea, nuestros hombros formarán un ángulo de 90º con respecto a la trayectoria que en ese momento trae la bola que viene hacia nosotros. Si nuestro rival nos lanza un golpe en paralelo, nuestros hombros estarán posicionados paralelos a la red (de frente). Si el rival nos juega una bola cruzada, giraremos el cuerpo buscando de frente la bola que viene hacia nosotros, tanto con los pies como con los hombros.
Los pies deben estar abiertos a la altura de los hombros, las rodillas semiflexionadas y tendremos el peso del cuerpo sobre la punta de los pies para conseguir mayor rapidez y velocidad de reacción.
La pala la tendremos cogida con la mano derecha (si somos diestros) y estará levantada a la altura del pecho. Con la mano izquierda sujetamos el marco de la pala, de forma que la mantenemos equilibrada y levantada, y nos resultará menos pesada. La pala deberá estar preparada un poquito más hacia el revés que hacia el drive, ya que si nos llega una bola con mucha potencia al cuerpo será más sencillo bloquearla de revés.

POSICIONAMIENTO EN PISTA

La colocación en pista tiene unas directrices, pero aquí las diferencias individuales de cada jugador van a marcar las diferencias. Tenemos que estar lo suficientemente cerca de la red para poder atacar la volea por encima de la red. Si estamos muy separados la pelota va a ir cayendo y si la golpeamos por debajo de la red perderemos toda la ventaja. Pero si jugamos demasiado pegados a la red, puede que no lleguemos con garantías a devolver un globo.

[toggle_box title=”Determinantes para tomar distancia con la red” width=”Width of toggle box”]

      • Nuestras condiciones físicas (altura, velocidad, cansancio, etc).
      • La posición del rival: si el rival está muy forzado, nos podremos pegar más a la red para presionar más y definir el punto. Si están en el fondo, pero cómodos, podrán atacar más fuerte y podremos retrasar un paso nuestra posición.
      • El juego del rival: si están todo el partido jugando globos, no tiene sentido estar a un metro de la red, o al contrario. En función del juego de los rivales y del transcurso del partido iremos adaptando nuestra posición a lo que más nos interese.
      • Nuestro juego: si nos anticipamos bien a los movimientos del rival, podemos jugar un poquito más pegados. Si somos más conservadores podemos retroceder un paso. Dependiendo también de cómo nos guste jugar o de cómo tengamos el día, adaptaremos también nuestra posición.

Obviamente estas rectificaciones de posición son muy sutiles. Hablamos de medio paso, un paso. Medidas cortas. Posicionarnos como norma a 4 metros de la red para jugar las voleas no tiene sentido en ningún caso

[/toggle_box]

ELEGIR EL GOLPE

Una vez que identificamos que la bola que nos viene es adecuada para jugarla de volea, debemos buscar siempre la posibilidad de golpearla lo más arriba posible y lo más cerca de la red, cosa que no siempre es posible pero que debemos intentar siempre para que nuestra volea sea consistente y pueda incomodar a los rivales. Una volea ejecutada muy separada de la red y por debajo de la banda, se va a levantar necesariamente y va a dar a nuestro rival la oportunidad de atacarnos

[toggle_box title=”Tipos de volea” width=”Width of toggle box”]

Existen varios tipos de volea en pádel. El tipo de volea que vayamos a utilizar lo va a definir la pelota que nos envíe el rival. La altura y la potencia de la pelota nos dirán que tipo de volea debemos ejecutar.
No golpearemos igual una bola que nos venga alta, que una que nos venga a los pies. Generalmente, cuando golpeemos la bola por debajo de la red, intentaremos buscar colocación y evitaremos el riesgo. Cuando la bola nos venga por encima de la red podremos buscar algo de potencia, y lo que es más importante profundidad. Los golpes profundos dificultan muchísimo a los rivales en la defensa.

Es muy importante en pádel saber gestionar los golpes y gestionarlos bien supone analizar la pelota que nos llega y decidir qué hacer con ella valorando:

  • El riesgo de acertar o fallar con el golpe que vamos a ejecutar.
  • El daño que el golpe hará sobre los rivales. 
  • Las posibilidades que ofrece la pelota que viene. 

[/toggle_box]

EL ARMADO

La preparación para el golpeo siempre será rápida y muy corta, volcando el peso del cuerpo sobre la pelota para imprimirle potencia. Imprescindible golpear la pelota siempre delante del cuerpo. Si preparamos el golpe muy atrás, la pelota entrará hacia nosotros demasiado y ya no golpearemos delante de nuestro cuerpo. Eso hará que descontrolemos el golpe.

Cuando veamos que nos viene una bola adecuada para ser golpeada de volea, giramos los hombros y echamos la pala ligeramente hacia atrás y hacia arriba, teniendo la cara de la pala un poco abierta y más arriba que el puño, y a 45º con respecto al suelo.

EL GOLPEO

A la vez que pasamos el pie contrario al lado que vamos a golpear hacia delante, golpearemos la bola (siempre por delante de nuestro cuerpo). Es importante en la volea que el golpeo sea al mismo tiempo que pisamos con el pie contrario. De esta manera, la pelota no solo la impulsaremos con el brazo, sino que el peso de nuestro cuerpo le imprimirá mucha fuerza, y no tendremos que tirar solo de brazo, al mismo tiempo que tendremos más control sobre el golpe. Ahorraremos energía y esfuerzo, obteniendo la misma potencia y ganando en control.

En el momento del impacto la tapa del puño, es decir, la base de la pala debe estar apuntando hacia el pie sobre el que recaerá el peso del ataque. Si en el momento del golpeo la cabeza de la pala (la punta) y el puño están a la misma altura, estaremos cometiendo un grave error técnico. Recordamos: la pala siempre levantada.

LA TERMINACIÓN

La terminación del golpe es acompañando la pelota, y dándole un recorrido largo. La pala tras el golpeo termina orientada hacia donde queremos enviar la bola. Un error muy típico es terminar el golpe con la cabeza de la pala mirando hacia el suelo. Esa terminación es la que hace que tiremos la volea a la red. La terminación debe ser bien adelante y apuntando hacia nuestro objetivo.

ERRORES EN LA VOLEA

[toggle_box title=”Los más habituales son:” width=”Width of toggle box”]

      • No tener la pala levantada
      • Armar el golpe demasiado
      • Esperar a que la bola caiga por debajo de la red
      • Tener la pala muy pegada al cuerpo
      • Coger la pala con poca fuerza y dejar que la pala se mueva al golpear
      • No recuperar la posición tras golpear una volea
      • Dejar de mirar la pelota

[/toggle_box]

 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!