Táctica: ¿Qué, cómo y cuando?

TEORIA DEL SEMAFORO.PORTADA

Muchos monitores hablan de la ya conocida Teoría del Semáforo, que no es otra cosa que [quote]ser consciente de qué golpe ejecutar en función de mi posición en el campo.[/quote]

Según esta teoría, dividiríamos el campo en dos zonas: zona de defensa y zona de ataque.

A su vez, cada una de estas zonas se subdivide en tres zonas, imitando los colores de un semáforo. Tendríamos una zona roja, una zona naranja, y una zona verde.

Área roja: Es una zona de peligro, donde el jugador está en una posición muy forzada y estará incómodo a la hora de golpear la pelota. Es una zona donde es fácil cometer errores. El jugador tendrá que ser consciente de que cuando se está en la zona roja, habrá que reducir el riesgo y asegurar el golpe.

Área naranja: Significa precaución. No estás tan presionado como en la zona roja, pero tampoco tu posición es la óptima para atacar. En esta zona puedes ejecutar golpes con intención de molestar al rival, pero asumiendo un riesgo moderado.

Área verde: Significa avance. En esta zona el jugador tiene la pelota por delante del cuerpo y podrá atacarla con facilidad. En este momento es cuando se puede y se debe arriesgar en el golpe, pues tu posición es perfecta para ello.

Zona de defensa

[toggle_simple title=”Área roja” width=”Width of toggle box”]

¿Dónde estoy?  Estamos en el fondo de la pista, pegados al cristal de fondo. Estamos en una posición de defensa y lo normal es que nuestro rival esté totalmente pegado a la red presionando. Estamos incómodos porque estamos muy pegados al cristal. Eso significa que: la pelota que nos mande el rival puede ir muerta al cristal o que puede salir disparada hacia fuera. En ambos casos nos vamos a encontrar con bolas incómodas de defender.

¿Qué hacer?  En esta posición nos estamos defendiendo. Nuestro objetivo es recuperar la posición de defensa cómoda (mínimo el área naranja, y óptima la zona verde), y desde ahí intentar sacar al rival de la red. Recordad que intentar ganar el punto desde el fondo de la pista es arriesgado. Nuestro objetivo es ganar la red, no ganar el punto.

Normalmente aquí jugaremos globos, o golpes rasos a la red. Con los golpes rasos no es necesario imprimir muchísima potencia. A veces un golpe raso suave, hace más daño al rival que un cañonazo. Además desde esta posición no vamos a tener posibilidad de preparar demasiado el golpe y el cañonazo no resultará incómodo y arriesgado.

[/toggle_simple]

[toggle_simple title=”Área naranja” width=”Width of toggle box”]

¿Dónde estoy?  Estamos en el fondo de la pista. Ya hemos salido del área roja, pero seguimos situados tras la línea de saque. Seguimos en una posición de defensa y en este caso mi rival está en la red, pero no tan pegado. No estamos tan incómodos pues al estar separados del cristal tenemos más libertad de movimientos, pero seguimos estando presionados. Nos van a llegar tanto bolas incómodas como bolas cómodas.

¿Qué hacer?  Ahora tendremos la posibilidad de abrir el abanico de golpes. Como no estamos tan forzados podremos jugar con más velocidad las bolas rasas, y tendremos más control a la hora de plantear un globo y sacar al rival de la red. Lo más importante de esta posición es que tenemos que tener en cuenta que todavía no estamos en la zona verde.

Hay que seguir controlando el riesgo, y aunque podamos estar más cómodos, aquí todavía no podemos lanzar un ataque definitivo. Podemos intentar hacer más daño al rival e incomodarlo, pero con control. Seguimos teniendo que llegar a la zona verde.

[/toggle_simple]

[toggle_simple title=”Área verde” width=”Width of toggle box”]

¿Dónde estoy?  Estamos situados encima de la línea de saque y con un metro por delante de margen (aproximadamente). Estamos aquí porque el rival nos ha jugado una bola al fondo, pero que le ha quedado corta. Seguimos estando en zona de defensa, pero desde aquí ya estamos lo suficientemente cómodos para hacer daño al rival, que está en la red, pero que ahora estará en la red defendiéndose y no atacando.

¿Qué hacer?  Ahora tendremos la posibilidad de jugar muchos golpes. Podemos jugar un buen globo y ganar la red. O jugar por bajo abierto a la reja del jugador que tenemos cruzado, jugar una bola paralela o una bola al centro (dependiendo de cómo veamos posicionados a los rivales y si vemos que tienen hueco). Al jugar estas bolas podemos hacerlo con potencia o muy suave. Si tenemos al rival separado de la red, una bola flojito que le bote al rival en los pies nos va a dar mucha ventaja, porque si el rival llega a alcanzarla, la va a tener que levantar y la va a devolver a una altura intermedia que nos va a dar la ocasión de atacarla mientras vamos subiendo a la red.

Mucho ojo con estos golpes, porque si no vemos bien el hueco, y el rival se anticipa, perderemos toda la ventaja que teníamos, y nos podrán atacar fuerte a los pies.

Aunque podemos atacar desde aquí recordad que lo que buscamos es ganar la red, y no cerrar el punto. Paciencia. Jugar mal esta bola, o jugarla a lo loco, nos puede devolver a la zona roja con una buena volea del rival que sigue en la red.

[/toggle_simple]

Zona de ataque

[toggle_simple title=”Área roja” width=”Width of toggle box”]

¿Dónde estoy?  Estamos en la zona de ataque, pero estamos demasiado separados de la red como para cerrar un punto cómodamente. Nuestro rival no está demasiado presionado y puede pasarnos con facilidad. Nuestro objetivo es llegar a la red.

¿Qué hacer?  Aunque estamos en una posición de ataque y tenemos al rival al fondo, no podemos presionar lo suficiente y el rival en cualquier momento puede sorprendernos con un passing o un globo. Debemos tratar de continuar hacia delante. Utilizaremos los golpes de transición para ello. Jugaremos voleas suaves, dirigidas, intencionadas, pero controladas. Es interesante desde aquí buscar golpes muy profundos que reboten poco en los cristales, o buscar las esquinas con bolas suaves. No sirve de nada pegar un pelotazo, porque el rival puede sorprendernos con relativa comodidad. Tenemos que meter la bola dentro del campo, presionando e incomodando al rival pero controlando mucho el riesgo. Aquí la movilidad de los pies es crucial. Hay que estar en tensión y ser rápido.

[/toggle_simple]

[toggle_simple title=”Área naranja” width=”Width of toggle box”]

¿Dónde estoy?  Estamos más cómodos en la red, pero nos sigue faltando metro y medio para estar en la posición óptima de ataque. Podemos presionar un poquito más ya que tenemos la pista más cubierta y la del rival más abierta, pero todavía nuestro rival no está sufriendo y sigue siendo peligroso. Es muy importante no precipitarse desde esta zona, pues es fácil cometer un error cuando vemos que tenemos ventaja y que tenemos al rival acorralado. Todavía nos queda un paso para llegar a la zona verde.

¿Qué hacer?  Aquí la paciencia es clave pues nos vemos con el punto medio ganado, y las prisas nos pueden jugar una mala pasada. Tenemos que seguir trabajando el punto. Para ello jugaremos bolas al fondo. Aquí ya podemos imprimir más potencia, y jugar bolas potentes, cortadas, que salgan disparadas al tocar al cristal es una buena opción. Seguimos teniendo la opción de jugar muy suave a las esquinas para que las bolas casi no se levanten y también podemos buscar las rejas jugando voleas cruzadas. Otra opción interesante es buscar los pies del rival. Si consiguen devolver la bola, no será una bola molesta para nosotros. En cuanto podamos, tenemos que dar ese último paso para llegar a la zona verde.

[/toggle_simple]

[toggle_simple title=”Área verde” width=”Width of toggle box”]

¿Dónde estoy?  Ahora tenemos la posición ganada y a los rivales acorralados. Ellos están muy al fondo de la pista y nosotros muy pegados a la red.

¿Qué hacer?  Ahora toca terminar el trabajo. Nos hemos preparado el punto con paciencia y ahora llega el momento de cerrar el punto y arriesgar. Tampoco hay que pegarle a lo primero que venga. Seguiremos atacando firmemente en la red hasta que nos llegue la bola apropiada. Cuando tengamos esta bola haremos lo que interpretemos más apropiado ya sea un remate, una volea con mucha potencia o una buena dejada. Cualquiera de estos golpes conllevan mucho riesgo, y se puede fallar, pero es el momento de arriesgar y hay que hacerlo. Así que, dependiendo de nuestros mejores golpes, con los que estemos más seguros, y dependiendo de cómo estén posicionados nuestros rivales, decidiremos cual es la mejor manera de terminar el punto.

[/toggle_simple]

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!