Resumen del Masters de Madrid 2012

Redacción PADELQ | 18 diciembre 2012 ,
ultimo_pro_tour

Carolina Navarro-Cecilia Reiter y Pablo Lima-Juani Mieres tienen motivos para dar rienda suelta a su emoción y romper a llorar de alegría. Y no solo porque ambas parejas se han convertido en los dúos maestros del curso 2012, que también, sino porque en los dos casos el trasfondo del título esconde un reguero interminable de recuerdos que, por fin, desembocan en una tarde de gloria. Carolina Navarro y Cecilia Reiter consiguieron sacarse la espina y levantar su primer Máster Estrella Damm desde que actúan juntas. Por eso, ambas se fundieron en un abrazo que todavía está marcado en sus respectivas anatomías. Juani Mieres y Pablo Lima también tienen motivos para llorar. Después del calvario que han vivido en los últimos meses, tras conocerse el presunto positivo por dopaje de Juani, la pareja número dos del mundo sonríe de nuevo. Y lo hace con el trofeo más importante de la temporada entre sus dedos.

Tras el maratón de pádel que les regalaron ayer a los espectadores que llenaban la Caja Mágica, Carolina Navarro y Cecilia Reiter salieron a la pista concienciadas de que un partido largo podría apartarlas de la victoria. Enfrente estaban Patty Llaguno y Eli Amatriain, una de las parejas más en forma del momento. Las españolas intentaron plantar cara a las reinas del pádel mundial, pero en esta ocasión Carol y Ceci no dejaron espacio para la duda. 6-2 y 6-2 en poco más de una hora de partido y la dupla número uno del mundo pudo levantar su primer Máster Estrella Damm.

Ambos sets se definieron de idéntica forma. Navarro y Reiter rompieron el saque de sus rivales en los albores de cada uno de los dos capítulos e impidieron que Llaguno y Amatriain pudieran desplegar el pádel que las ha guiado directamente a la puerta de la gloria. En esta ocasión, el cerrojo lo echaron Carol y Ceci, pero el juego desplegado por las jugadoras españolas las coloca en una inmejorable posición para consolidarse en 2013 como uno de los mejores dúos del planeta.

La final masculina presentaba sobre el incomparable escenario de la central de la Caja Mágica a las dos primeras parejas del ranking. Y ambas duplas afrontaban el choque de manera opuesta. Nerone y Gutiérrez aterrizaban en la final en plena forma, después de ofrecer una exhibición de juego durante todo el Máster Estrella Damm y tras levantar los dos últimos títulos del curso, pero con mucha presión. Mieres y Lima, sin embargo, posaban sus zapatillas sobre el rojizo césped de la cancha sin obligaciones, conscientes de que para ellos, tras varios torneos sin actuar juntos, el trabajo ya estaba hecho. Y estas dos sensaciones se plasmaron sobre el tapete para marcar el desarrollo de la batalla, de modo que Lima y Mieres soltaron el brazo para firmar un partido sobresaliente, mientras Nerone y Gutiérrez ejecutaron su actuación más discreta del torneo.

Los dos sets fueron un calco. Mieres y Lima se pusieron pronto en ventaja con sendos breaks que les alisaban la autopista hacia la victoria. Lejos de rendirse, el carácter indomable de Seba y Sanyo les permitió recuperar la rotura para empatar a cuatro. Y cuando mejor lo tenían para volver a poner en aprietos a sus rivales, Lima y Mieres quebraron de nuevo el servicio de Gutiérrez y la igualada dejó su sitio en el electrónico a al 5-4, primero, y al 6-4, después, que depositaron el Máster Estrella Damm en los paleteros de Juani Mieres y Pablo Lima.

 

PREMIO ESTRELLA

Seba Nerone se llevó su peso en cerveza Estrella Damm (88 litros) como el jugador que más puntos estrella ha conseguido durante todo el torneo, entendiendo como tantos estrella aquéllos conseguidos desde fuera de la pista. El argentino lució su mejor sonrisa a pesar de la derrota y agradeció el trabajo de todo el equipo que le ha ayudado a firmar una de las mejores temporadas de su carrera.

 

ÚLTIMO PUNTO DE BEBE AUGUSTE

Hernán Auguste intenta salvar la última bola de su carrera pero la cancha succiona el golpe que le llegaba del otro lado de la pista y la pelota apenas levanta unos centímetros del firme. Bebe choca contra el cristal y ahí termina todo. Seba Nerone y Sanyo Gutiérrez ni siquiera se abrazan. Acaban de meterse en las semifinales del Máster Estrella Damm, pero dejan que su pala se deslice en dirección hacia su codo y comienzan a aplaudir. Estaban asistiendo a la retirada de uno de los jugadores más grandes que ha dado el pádel mundial, el hombre que tiene en su haber el honor de ser el ganador más veterano de un torneo de Padel Pro Tour, el profesional de los pies a la cabeza que contagió sus lágrimas a sus tres compañeros de cancha y al público que llenaba las tribunas de la Caja Mágica. Los aficionados, en pie, le tributaron una ovación que aún retumba en toda la capital de España. Sentado en el banco, Auguste besó a su equipo técnico, a Juan, abrazó a su hijo y se marchó a los vestuarios con los ojos encharcados y el corazón encogido.

Sabía que en el Máster Estrella Damm firmaría su último partido como profesional, pero cuando llegó el momento se derrumbó y rompió a llorar, al tiempo que le recorrían la mente más de veinte años de recuerdos, de instantes imborrables y de magia, la que nos ha regalado durante su dilatada carrera deportiva.

Tal vez el hecho de saber que si perdía estaba pisando por última vez una cancha del mejor pádel del mundo le condicionó hasta el punto de impedirle desarrollar su juego. Auguste y Díaz se inundaron de presión desde el primer punto del duelo ante Nerone y Gutiérrez y no tuvieron una sola opción de entrar en la batalla. Con dos rocas al otro lado de la pista y un interminable reguero de errores, a Auguste y Díaz solo les quedó aplaudir a sus rivales y despedirse por la puerta grande tras caer 6-2 y 6-2.

FUENTE:

http://www.padelprotour.com/web/noticias/

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!