¿Buscas Monitor? Factores importantes

JPPADELQ | 12 diciembre 2013
cesto de padel en clase padelq.com

Termina el año y en el pádel, al igual que en todos los aspectos de la vida, todos los que practicamos este deporte, hacemos balance de lo que hemos aprendido y de lo que nos queda por aprender. Repasamos objetivos y propósitos marcados…. ¿y qué nos queda? ….. pues seguramente seguir aprendiendo. Y  la mejor forma de aprender y avanzar es con la ayuda y guía de un buen monitor. La pregunta que todos nos hacemos en algún momento, es…

¿Qué deberíamos tener en cuenta a la hora de buscar un monitor de padel?

Aquí os dejamos una serie de factores que deberíamos tener en cuenta a la hora de buscar monitor. Algunos datos se pueden conocer antes de empezar las clases (si es un monitor titulado o no), otros en cambio, no los conoceremos hasta que no lo veamos impartirnos una clase (por ejemplo, si te corrige, si te escucha, si prepara las clases con antelación, etc).

  • ¿Cuál es mi nivel de juego? Lo primero que tenemos que tener claro es cuál es nuestro nivel de juego. Hay algunos monitores realmente buenos cuando hablamos de iniciación, pero que luego no son tan buenos para el perfeccionamiento, y al revés. No todos los monitores son buenos en todas las áreas. Así que conviene buscar un monitor cuya especialidad esté acorde con nuestro nivel y/o bien a la parte del juego que queremos aprender. Podremos encontrar monitores con una gran capacidad de enseñarnos la técnica del golpeo y otros docentes que estén más especializados en la táctica de juego. Si encontramos el monitor que cubra nuestra necesidad, avanzaremos mejor y más rápido.
  • ¿Está titulado? Buscar un monitor titulado es importante. No tiene por qué ser  mejor monitor, pero si le hace estar mejor preparado, ya que esta instruido para ello. Muchos jugadores que llegan a gran nivel de juego, cogen un cesto de bolas y ya se consideran preparados para impartir clases…. ERROR ….Hay que tener claro que “jugar bien” no significa “enseñar bien”. Un monitor titulado tendrá recursos didácticos, conocerá ejercicios específicos con objetivos específicos, sabrá qué mirar y dónde mirar cuando su alumno esté en pista, sabrá planificar una clase, sabrá planificar objetivos… Impartir clase de padel no es únicamente lanzar bolas al alumno, hay que saber donde, cuando y porque lanzarlas.
  • ¿Se preocupa por el alumno? Algunos monitores se dedican a lanzar pelotas durante una hora. Planifican una clase estándar donde se realicen todos los golpes: derecha, revés, salidas de pared, defensa en las esquinas, voleas, remates, bandejas y a casa. Un buen monitor no tiene una clase estándar para todos los alumnos, sino que se concentra en cada uno de ellos. Evalúa su nivel, detecta sus puntos fuertes y sus áreas de mejora. Y planifica las clases en función de esto. Tendrá que analizar si el alumno evoluciona. Establecerá metas en función de “objetivos / tiempo” y las hablará con el alumno. Habrá un seguimiento y un control del aprendizaje.
  • ¿Cuál es mi objetivo? No todo es trabajo del monitor. Si realmente queremos que los resultados sean buenos, también el alumno tiene que implicarse en su propio desarrollo. A veces nuestro objetivo es uno, y nuestro monitor establece otro. Cuando estemos en clase, debemos hablar con el monitor. Transmitirle nuestros objetivos personales y dejar que nos ayude a conseguirlos. Esto hará que nuestra evolución sea mejor y más satisfactoria. La comunicación es imprescindible. De modo que encontrar un monitor que nos escuche y que nos haga partícipes del entrenamiento es un detalle importante.

  • Precio. El precio, obviamente, es importante y más aún en estos tiempos. Algunos monitores dan el precio en clases sueltas, en bonos de 10 clases, cuotas mensuales, trimestrales… Lo que tenéis que terminar valorando es cuanto pagáis por una hora de clase. Esto va a ser muy variable dependiendo de si el monitor tiene más o menos caché, si trabaja para un club, si va a domicilio, si te da clase a ti solo…

    Además cuando nos dan el precio de una clase de padel, también debemos valorar:

    • ¿Cuántos alumnos somos en clase? (más de 4 personas es un error)
    • ¿La pista va incluida en el precio?
    • ¿Es un monitor titulado?
    • En este tema, cada uno de manera individual debe decidir si puede asumir el coste de las clases y si le parece un precio justo.

Los cimientos son importantes, y una buena base lo es todo. Encontrar un buen monitor lleva su tiempo. Ten paciencia: Observa, infórmate, pregunta a alumnos suyos, compara, y luego empieza las clases. La base técnica es importante y necesaria. Tener una base sólida lo es todo para seguir evolucionando en este deporte. Encontrar al monitor que “te vaya bien” hará que evoluciones más y más rápido.

Esperamos haberte ayudado.

Así ya te puedes marcar objetivos para el 2014 sin miedo. ¿No crees?

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!