Protocolo de pareja. Parte 5

PROTOCOLO DE PAREJA 5

Hablamos de concentración: 1 + 1 = 2

Para conseguir resultados en pareja, debemos primero trabajar aspectos individuales. Hoy hablamos de la concentración.

[box_light]

Podéis visualizar el asedio a un castillo. El enemigo necesita trepar por los muros del castillo para poder ganar la batalla. La victoria va a depender de la solidez del muro.

La concentración de la pareja en pádel es el muro. Una pareja 100% concentrada en el partido se convierte en un rival muy complicado y poco accesible. Pero si uno de los dos componentes de la pareja se desconcentra y pierde su objetivo de vista, esa fisura se verá fácilmente desde el otro campo, y rival tendrá ese hueco que necesita para pasar y ganar la batalla.

[/box_light]

Es necesario mantener la concentración en todo momento. Existen diversos factores que perjudican a la concentración, y otros que ayudan a mantenerla. Como hemos dicho en muchas ocasiones, la parte psicológica del deporte hay que trabajarla tanto como la física o la técnica, y para mejorar la concentración hay que trabajar y esforzarse. Al igual que sucede con la resistencia física de un corredor, que mejora carrera tras carrera, la concentración mejora partido tras partido si la trabajamos.

  • Factores que ayudan a mantener la concentración
    • LLegar al partido con tiempo y realizar un buen calentamiento.
    • Intentar anticipar los golpes de los rivales.
    • Analizar donde voy a jugar y por qué.
    • Hablar con el compañero durante el juego (táctica).
    • Intentar imponer nuestro ritmo de juego.
    • Jugar con una estrategia definida previamente.
    • Llevar el tanteo.
  • Factores que dificultan la concentración
    • Pensar en el punto que acabo de fallar. 
    • Los distractores fueras de la pista: público, ruidos, viento, sol…etc.
    • Pensar en la importancia del partido (es un partido de liga, es eliminatorio, una final…).
    • La presión interna: los propios pensamientos internos “tengo que cerrar el punto”, “no puedo fallar”…
La concentración obviamente es un factor que se trabaja y se desarrolla de manera individual, pero el resultado es global. Dos jugadores concentrados se convierten en un muro difícil de franquear, pero si uno de los dos está desconcentrado automáticamente se crea una fisura en el muro y el rival nos pasará por encima sin ninguna dificultad.
[box_light]De modo que aunque todas estas directrices orientadas a la concentración se trabajen individualmente, tenemos que tener en cuenta que mantener la concentración es una necesidad de equipo. Mi compañero necesita que yo esté concentrado. Y yo necesito que mi compañero esté concentrado. Volvemos a hablar de compromiso y respeto hacia el compañero.[/box_light]
Cuando un jugador no está concentrado porque ni siquiera lo está intentando está mostrando una abosluta y total falta de respeto hacia la persona que tiene al lado esforzándose.
[box_light]
EJEMPLO MUY COMUN:
“Yo no llevo el tanteo porque siempre lo lleva mi compañero”.
Llevar el tanteo te ayuda a estar dentro del partido. Si no llevas el tanteo, ¿cómo decides cual será tu próximo golpe? ¿Juegas igual un 15-40 que un 40-15? ¿Juegas igual un 15-40 en un 1-1 que en un 4-5? Necesitas saber siempre en qué momento del partido estás para saber cómo jugar.
Otro frase muy popular: “Si llego a saber que la ventaja era en contra no me la juego” (cuando ya se ha perdido el juego).
Con este tipo de errores, le demuestras a tu compañero y a tu rival que no estás 100% concentrado, y seguramente con estas acciones podrás conseguir que tu compañero termine por desconcentrarse también.
[/box_light]
Por eso, aunque estemos hablando de “Protocolos” o “Normas Generales de Conducta en Pareja”, el trabajo individual como en este caso la concentración, también debe tenerse en cuenta para el resultado favorable del conjunto.
[divider]
¿Te has perdido las partes anteriores? Aquí las tienes:

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!