GOLPES DE TRANSICION

M.Medina | 8 enero 2013 , , ,
PORTADA GOLPES TRANSICION.RET

Cuando pensamos en los golpes que existen en el pádel, los primeros que nos vienen a la cabeza son las bandejas, los remates, las voleas, salidas de pared, etc.  Pero existen dos tipos de golpes de los que hablamos con menos frecuencia y que sin embargo son tan necesarios e importantes como los demás. Nos referimos a los golpes de transición y los golpes de mantenimiento.

[pullquote_right] El objetivo es llegar a la posición adecuada.[/pullquote_right]

Los golpes de transición nos ayudan a pasar de una fase táctica a otra a lo largo de un punto. Un ejemplo claro es el de pasar de la defensa al ataque. En este caso estamos en el fondo de la pista y queremos sacar al rival de la red. No siempre conseguimos el globo perfecto que nos deje libre el acceso a la red al primer intento, sino que a veces esta llegada a la red hay que trabajarla, y conseguirla requiere de paciencia. La serie de golpes que ejecutamos desde que salimos del fondo hasta que finalmente llegamos a la red son los golpes de transición. Estos golpes de aproximación a la red son golpes donde lo que  buscamos es molestar al rival sin arriesgar demasiado mientras conseguimos nuestro objetivo, que es llegar a la posición adecuada en la pista para continuar con el punto (ya sea ganar la red para buscar una buena posición de ataque o recuperar la posición de defensa si la situación es la contraria).

Una vez que hemos llegado a la posición deseada, continuaremos con la jugada. Es frecuente que durante esa transición (generalmente cuando estamos intentando subir a la red) nos llegue una bola cómoda y nos encontremos con los rivales a mitad de campo, descolocados, intentando recuperar su posición. En ese momento vemos el hueco que deja el rival y llegan las prisas. Querremos cerrar el punto antes de tiempo y será muy probable que cometamos un fallo. Llega el error no forzado cuando teníamos el punto casi ganado. Por eso es importante tener claro cuál era el objetivo y entender por qué hago lo que hago en cada momento y para qué lo hago.

Uno de los errores más comunes en pádel es perder el objetivo de vista y golpear por golpear intentando cerrar el punto antes de tiempo.

[box_light]En resumen, con los golpes de transición lo que queremos es llegar a la posición óptima de ataque y desde ahí cerrar el punto.  Enviaremos golpes intencionados al rival para dificultarles la devolución controlando el riesgo y preparando el punto con paciencia. [/box_light]

 

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!