Factores para escoger una pala: El peso de la pala

Redacción PADELQ | 15 diciembre 2012 ,
palas-stand

Realmente importante, y es algo que no todo el mundo tiene en cuenta. Jugar con un peso mayor al adecuado para cada persona es una causa muy frecuente de lesiones en el padel.

Encontrar el peso adecuado pasa inevitablemente por “ensayo y error”, ya que nadie puede decirte cual es tu peso adecuado. Tienes que experimentar tus propias sensaciones y tomar decisiones en base a eso. Si la pala pesa más de lo adecuado lo notarás rápidamente. Tras media hora de juego, notarás que te cuesta levantar la pala a la hora de volear en la red, o de sacar bolas en defensa cuando botan poco. Notarás que te pesa el brazo al terminar. Si tienes esa sensación al terminar el partido, busca un peso menor, pues muchas lesiones de hombro, codo y muñeca vienen dadas por el exceso de peso.

Poneros un límite y no lo sobrepaséis, y tenéis que ser muy firmes con esta decisión. A veces la pala nos encanta y asumimos comprarla aunque se pase en 5 gramos por encima de nuestro límite. Os aseguro que terminaréis por arrepentiros de esa decisión.

En principio las palas vienen pesadas de fábrica y suelen llevar una etiqueta cuando las ves en la tienda, pero no siempre ese peso de la etiqueta es real. En muchas tiendas ya cuentan con básculas digitales que te marcan los gramos exactos de la pala. No os cortéis y pedir que os la pesen. Merece mucho la pena controlar este factor.

¿Cómo influye el peso en el rendimiento de la pala?

Cuanto más pesa la pala, más potencia nos ofrece, de modo que nuestros golpes tendrán más consistencia (sobre todo en volea, y en defensa cuando la bola bota poco y hay que sacarla de muñeca). En estos golpes es cuando una pala más pesada marca la diferencia, pero como ya he comentado, si la pala se pasa de peso vamos a pasar de “una ventaja” (mayor potencia) a “una desventaja” (me supone demasiado esfuerzo mover la pala).

Obviamente, a menor peso, menor potencia, pero mayor control. Una pala ligera nos ayuda a controlar la bola. No conlleva ningún esfuerzo colocar la bola, pero tendremos que sacar la potencia de nuestro brazo, y el peso nuestro cuerpo (con la técnica adecuada, no debe suponer un esfuerzo físico, pero sin técnica, la necesidad de golpear con potencia porque nuestra pala no la tiene puede derivar en lesión).

Lo recomendable sería marcar nuestro rango de peso y procurar jugar con el mayor peso posible, dentro de nuestra comodidad. Por ejemplo, si mi rango va de los 350 – 365gr., encontrar una pala de 364 gr. Sería lo ideal.

Si te ofrecen una pala maravillosa en 370 gr. deja pasar la oferta. No es tu pala.

Especial atención a los complementos: los overgrips y los protectores de pala varían considerablemente el peso de la pala y su balance. Así que cuando compres una pala, cómprala un poquito más baja de peso de lo que quieres porque cuando le pongas los complementos le añadirás gramos.

Otros factores que pueden confundirse con el peso son el balance y la forma de la pala. Pueden confundirse porque las sensaciones son similares. Por eso es importante conocerlos.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!