Factores para escoger Pala: El balance

Redacción PADELQ | 31 diciembre 2012 ,
DSC00907

Cuando hablamos del balance de la pala hablamos del equilibrio de la misma.

[pullquote_right]Para notar qué balance tiene una pala basta con cogerla por la empuñadura, de perfil (de forma que tu mires el canto de la pala) y la pongas en posición horizontal.[/pullquote_right]

Si la pala tiene un balance alto, notarás enseguida que la cabeza de la pala cae, notarás que pesa más la parte de la cabeza de la pala. Por eso decimos que una pala es cabezona cuando tiene el balance muy alto. Es una sensación habitual en las palas de potencia. Por eso a veces parecen más pesadas. Porque el peso cae hacia delante y cuesta más levantarlas.

Este balance es el común en las palas con forma de diamante.

Cuando la pala tiene un balance bajo la sensación es la contraria. Parece que pesa mucho el mango de la pala, y no pesa nada la cabeza. Esto hace que parezca que la pala pesa menos, aunque no es real. Solo es una percepción. Por eso hay que pesar siempre las palas. Porque el balance de la misma y su forma nos pueden dar sensaciones equivocadas. Las palas que tienen el balance bajo aportan mayor control, pero restan potencia. Las palas de forma redonda suelen tener el balance bajo.

El balance centrado es el que suelen tener las palas con forma de lágrima. Cuando coges la pala la sensación es de que se sostiene por el centro, como si estuviese en una balanza y el puño y la cabeza pesasen lo mismo. No se inclina hacia ningún lado.

Este balance hace que la pala esté perfectamente equilibrada. Es el balance habitual en las palas de forma de lágrima, que combinan lo mejor de los otros dos modelos en una sola pala.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!