Factores para escoger pala: ¿Cuál es mi tipo de juego?

Redacción PADELQ | 18 diciembre 2012 ,
palas

Debemos tener claro qué tipo de jugador soy. ¿Soy un jugador ofensivo? ¿Me gusta jugar colocando la bola y buscando los huecos? ¿Soy un jugador defensivo?

En función de esto elegiremos una pala u otra. Para jugadores iniciales, siempre es mejor buscar una pala de control. Es recomendable aprender a andar antes de correr.

Ejecutar los golpes correctamente, dirigirlos, controlarlos y adquirir fiabilidad en tus golpes es lo primero.

Una vez que seamos consistentes en el juego, ya podemos empezar a definir más nuestro estilo de juego.

Para jugadores intermedios / avanzados que ya tienen un estilo de juego definido: Jugadores ofensivos: Una pala de potencia es lo recomendable. Son palas con forma de diamante, más pesadas y con el balance hacia la cabeza de la pala. Tienen un punto dulce más pequeño, con lo que son más difíciles de controlar.

Necesitaremos mucha técnica para dominar estas palas, pero si consigues hacerte con ella, la potencia que ganas para tus golpes de ataque merece la pena.

Jugadores defensivos: Tenderán a utilizar palas de control. Son palas de forma redonda. Tienen un punto dulce muy amplio, lo que te aporta mucho más control en tus golpes.

Si eres un jugador defensivo, tendrás que enfrentarte a golpes potentes por parte del rival, que serán complicados de sacar. Este tipo de palas tienen mayor superficie y aumenta la probabilidad de acertar con el golpe.

Son más ligeras y además su balance está más cerca de la empuñadura de la pala, lo que le aporta una sensación aún mayor de ligereza. No requieren tanta técnica para dominarlas.

Es la misma pala que se recomienda para los jugadores de iniciación.

Jugadores intermedios: Para quienes quieren una pala de control sin renunciar a la potencia en el ataque están las palas en forma de lágrima.

Son palas intermedias que aportan potencia y control en porcentajes similares. Tienen el balance equilibrado lo que hace que el peso de la pala se perciba como el real. Son una buena opción para quien no quiere renunciar a nada.

¿Te ha parecido interesante? ¡Compártelo!